sábado, 1 de agosto de 2015

¿Es posible ser santo en la vida matrimonial? Conozcan y admiren a estos santos que vivieron en matrimonio

Recientemente asistimos a la canonización de Louis y Zelie Martin, padres de Santa Teresita del Niño Jesús, en el marco del Sínodo de la Familia en el Vaticano.



El hecho de que ambos cónyuges de un matrimonio sean canonizados juntos acaba despertando la curiosidad de muchos en saber cuántos otros santos casados se encuentran en los altares.




El camino a la santidad también es considerado posible en la vida conyugal, como fue el caso de María Santísima y su esposo San José, parientes de San Joaquín y Santa Ana, padres de Nuestra Señora.

Otro caso es el de los esposos Luigi y María Corsini Beltrame Quattrocchi, beatificados por San Juan Pablo II que quiso así relanzar los valores propios de una vida cristiana, tan pisoteados hoy por nuestra sociedad hedonista y por la cultura de la muerte, así como también impulsar el sentido cristiano del matrimonio como camino de santidad.

Les contaremos algunos detalles de su vida:

María Corsini nació en Florencia el 24 de junio en 1881; mientras que Luigi Beltrame nació en Catania el 12 de enero de 1880. Ambos se conocieron en Roma cuando eran adolescentes y se casaron en la basílica Santa María la Mayor el 25 de noviembre de 1905.

Los dos fueron criados en el seno de una familia católica y desde pequeños practicaron fervientemente su fe, asistiendo todos los domingos a Misa y participando de los sacramentos. Debido a este legado, decidieron criar a sus hijos en los principios y valores de la fe católica.

En 1913, la joven familia atravesó un momento doloroso y bastante incierto cuando María el embarazo de María tuvo serias complicaciones y los médicos pronosticaban que no sobreviviría al parto, ni tampoco el no nacido. Aunque los doctores manifestaron que un aborto podría salvar la vida de María, ésta consultando con su esposo, decidió confiar en la protección divina de Dios. Y, si bien es cierto el embarazo fue duro, tanto madre e hijo milagrosamente sobrevivieron.
Esta experiencia llevó a toda la familia a consolidar su vida de fe y trabajar duro por sus anhelos de santidad.

María dio a luz a tres niños más; sus dos hijos varones profesaron el sacerdocio: Filippo es ahora Mons. Tarcisio de la diócesis de Roma y Cesare es el P. Paolino, un monje trapense.

La mayor de las hijas, Enrichetta, la que sobrevivió a ese difícil embarazo, constituyó un hogar según el modelo de sus padres; mientras que su hermana Stefania ingresó a la congregación de los benedictinos, siendo conocida por todos como la Madre Cecilia, y quien falleció en 1993.

Los tres hermanos estuvieron presentes en la beatificación de sus padres.

La familia Beltrame Quattrochi fue conocida por todos por su activa participación en muchas organizaciones católicas. Luigi fue un respetado abogado, quien ocupó un cargo importante dentro de la política italiana. María trabajó como voluntaria asistiendo a los etíopes en dicho país durante la segunda guerra mundial.


El ahora beato Luigi fue llamado a la Casa del Padre en 1951, y María, su fiel esposa, lo hacía posteriormente en 1965.

Beatificación

La Congregación para la Causa de los Santos señaló que era imposible beatificarlos por separado debido a que no se podía separar su experiencia de santidad, la cual fue vivida en pareja y tan íntimamente. "Su extraordinario testimonio no podía permanecer escondido".

Por lo menos 40 mil personas acudieron la ceremonia de beatificación de los esposos, que se realizó al interior de la basílica de San Pedro debido a la fuerte lluvia que se desató desde las primeras horas de la mañana de aquel día 21 de octubre de 2001.

También asistieron los dos hijos varones del matrimonio: Filippo y Cesare quienes concelebraron la Misa de beatificación con el Papa. La tercera, Enrichetta, se sentaba entre los peregrinos que llenaron hasta los topes el templo más grande de la cristiandad.

"Lo ordinario de manera extraordinaria"

En su homilía, el Santo Padre aseguró que los esposos beatos, durante más de sus 50 años como matrimonio supieron vivir "una vida ordinaria de manera extraordinaria".

"Entre las alegrías y las preocupaciones de una familia normal -afirmó el Papa- supieron realizar una existencia extraordinariamente rica de espiritualidad. En el centro, la eucaristía diaria, a la que se añadía la devoción filial a la Virgen María, invocada con el Rosario recitado todas las noches, y la referencia a sabios consejos espirituales".

El Pontífice manifestó que los esposos "vivieron a la luz del Evangelio y con gran intensidad humana el amor conyugal y el servicio a la vida".

"Asumieron con plena responsabilidad la tarea de colaborar con Dios en la procreación, dedicándose generosamente a los hijos para educarles, guiarles, orientales, en el descubrimiento de su designio de amor", agregó.

En efecto, según la proclamación de sus virtudes heroicas realizada por el Cardenal José Saraiva Martins, en aquel entonces Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, los esposos Beltrame Quattrocchi "han hecho de su familia una verdadera iglesia doméstica abierta a la vida, a la oración, al testimonio del Evangelio, al apostolado social, a la solidaridad hacia los pobres, a la amistad". Además, a su intercesión ha sido atribuido un milagro que ha abierto la vía para su beatificación.

De los cuatro hijos de los esposos Beltrame Quattrocchi, tres de ellos tomaron el camino del sacerdocio o la vida religiosa: don Tarcisio (95 años), el padre Paulino (92 años), y Sor María Cecilia (ya fallecida). Enrichetta, de 87 años, constituyó un hogar según el modelo de sus padres.

"Fuimos una familia abierta a los amigos y a todos los que querían respirar el clima de nuestro hogar", relata el P. Tarcisio. La habitación de huéspedes siempre estaba lista".

"En los años de la guerra, a menudo arriesgando muchísimo, acogimos y prestamos ayuda a todo el que la pidió", concluyó.

Muchos otros ejemplares matrimonios ha habido a lo largo de la historia de la Iglesia desde sus orígenes más remotos. Así, e
ntre las parejas que fueron martirizadas en los primeros siglos, constan los cónyuges Áquila y Priscila, colaboradores del apóstol San Pablo, protegido por ellos, que expusieron sus vidas a la muerte antes que renegar de la fe.

Posteriormente, durante la evangelización de los pueblos bárbaros se encuentran numerosos casos como en Bélgica, por ejemplo, en el siglo VII, a San Vicente y Santa Valdetrudis, padres de cuatro hijos también santos: Landerico (Obispo de Paris), Dentellino (que murió joven), Aldetrudis y Madelberta (abadesas del monasterio de Maubeuge). Santa Valdetrudis, a su vez, es nacida de una familia en que Walberto y Bertilia, sus padres, también fueron santos, bien como su hermana, Santa Aldegundis.

En el siglo XII, recordamos a San Isidro Labrador, al lado de su esposa, Santa María de la Cabeza. Según relatos históricos, un cierto día, ellos estaban en el campo, cuanto se depararon con su hijo, que había caído en un pozo muy profundo. Sabiendo que no tendrían alternativas para salvar al niño, se arrodillaron y comenzaron a rezar. Y así, las aguas comenzaron a subir y el niño apareció sin ningún rasguño.

Entre los más venerados en el vecino Brasil están los beatos mártires Manoel Rodrigues Moura y su esposa, que sufrieron martirio en la persecución que los protestantes calvinistas desencadenaron contra la Fe católica, en el año 1645.

Y estamos seguros de que muchos matrimonios más van a alcanzar, bajo la protección de María, la más elevada santidad.

(De la redacción de Gaudium Press, con informaciones de ACI.)

miércoles, 29 de julio de 2015

IV Congreso Internacional de profesores de Colegios Heraldos.

Durante los días 26 y 27 de junio se realizó en Sao Paulo, Brasil, el IV Encuentro Internacional de docentes de Colegios Heraldos. 
110 directivos y profesores de 12 instituciones educativas participaron en este animado y fructífero encuentro de trabajo.
La delegación del CHEI de Asunción e Ypacaraí, fue bastante numerosa y muy animada, con 11 representantes de primera línea de todos los estamentos de la Comunidad Educativa.
La delegación paraguaya en la entrada de Monte Carmelo, en donde se desarrolló una de las jornadas de trabajo.
 Uno de los momentos de esparcimiento, cuando actuó la orquesta de cámara y el coro de las niñas del Colegio Arautos do Evangelho Monte Carmelo, Orden Segunda.
 Tras recibir los Diplomas de participación.
 Disfrutando una cena y de la victoria de Paraguay sobre Brasil...
 También aprovechamos para visitar la Casa Madre de los Heraldos, donde propiamente nació este carisma: Sao Bento. Allí pudimos celebrar la Santa Misa y, además...
 ... el superior de la Casa, el P. Arnado, tuvo la amabilidad de invitarnos a un suculento desayuno que nos dio fuerzas para iniciar nuestro viaje de vuelta.
 Un Encuentro muy provechoso por el intercambio de experiencias entre las varias delegaciones y por la profundización en el carisma propio de los Heraldos. 
Algo que ya se está aplicando y dando sus frutos en nuestros Colegios en Paraguay.



lunes, 27 de julio de 2015

CHINA - Una exposición de objetos históricos recuerda a los pioneros de la misión en el Año de la Vida Consagrada


Han Dan (Agencia Fides) – Fortalecer la fe y la pertenencia a la iglesia relanzando la misión siguiendo los pasos de los pioneros de la evangelización: ha sido el objetivo de la Exposición de objetos históricos católicos organizada por la diócesis de Han Dan, en la provincia de He Bei, como respuesta al Año de vida consagrada convocado por el Papa Francisco. Según la información recogida por la Agencia Fides, la exposición ha sido un gran éxito: más de 1.500 personas han visitado la exposición, que se ha celebrado del 30 de abril al 12 de mayo en el Centro de Formación Diocesano, organizada por el Museo Diocesano de Arqueología en colaboración con el Centro.Entre los 350 objetos históricos expuestos, también estaban las reliquias de 15 santos y santas de la Iglesia Católica, entre ellos San Vicente de Paúl y San Juan María Vianney, y especialmente la reliquia donada por el Papa Pío XI a Mons. Cui Shouxun, uno de los seis primeros obispos chinos consagrados por el Papa Pío XI en San Pedro el 28 de octubre de 1926. Además se han expuesto manuscritos de misioneros, cálices, ornamentos, cruces, copones, custodias... Para recordar y entender mejor la historia de la diócesis y de la misión en esta tierra, los visitantes también han podido asistir a la proyección de un vídeo documental realizado especialmente para la ocasión y disfrutar de una visita guiada por la exposición. Además algunos grupos de las diócesis vecinas han visitado la exposición (NZ) (Agencia Fides 2015/05/13)
¡Recemos por nuestros hermanos en la fe de la gran nación China!

domingo, 26 de julio de 2015

Ganadores de la Gran Rifa pro Heraldos del Evangelio.

En la tarde de hoy, domingo 26 de julio de 2015, en la sede de la calle Agustín Barrios, 341 del barrio Manorá de Asunción, se realizó ante el escribano D. Hugo Etcheverry Giménez el sorteo de la Gran Rifa pro Heraldos del Evangelio.
La lista de premiados:
1. Russel Duarte. Cuadro de Nuestro Señor
2. Francisco Reyes. Cuadro de la Madre del Buen Consejo
3. Ricardo Dario Echauri. Un cordero
4. Gladys Concepción Rojas Perez. Collar de Perlas Cultivadas
5. Karen Romero Alonso. Aros de Plata
6. Mirna Benitez. Un reloj
7. Natalia Melgarejo. Unan licuadora
8. Marcela Melgarejo. Una licuadora
9. Ademir Maldonado. Una mixtera
10. Diego Bael. Una mixtera
11. Leila Villalba. Una Mixtera
12. Marcos Ortiz. Un secarropas de percha
13. Carlos Rodrigez. Edredon
14. Kattiana Velásquez. Un termo   


 A continuación, las fotos del momento de la rifa y las boletas ganadoras. ¡Felicitaciones!
















martes, 21 de julio de 2015

Otros teatros pintorescos del Congreso de la Orden Segunda: La mula de Balaam y la parábola de las vírgenes prudentes.

Ante la sorpresa de todas... ¡¡¡realmente entró una mula llevando al adivino Balaam!!!
¿Y será que consiguieron que hablase de verdad..? Ya puestas... cualquier cosa es posible.
  ¿Será que descubren alguna actriz paraguaya?